40 y pondré sobre vosotros afrenta perpetua, y confusiones eternas que nunca las desarraiga el olvido