2 El SEÑOR me dijo así: Hazte coyundas y yugos, y ponlos sobre tu cuello