22 En todo esto no pecó Job, ni atribuyó locura a Dios