12 Vida y misericordia me concediste, y tu visitación guardó mi espíritu