26 y después desde esta mi piel rota, y desde mi propia carne tengo que ver a Dios