26 Porque entonces te deleitarás en el Omnipotente, y alzarás a Dios tu rostro