16 Dios ha enternecido mi corazón, y el Omnipotente me ha espantado