22 Dios, pues, descargará sobre él, y no perdonará. Hará él por huir de su mano