3 que todo el tiempo que mi alma estuviere en mí, y hubiere hálito de Dios en mis narices