24 Si me reía a ellos, no lo creían; y no abatían la luz de mi rostro