5 Eran echados de entre los hombres, y todos les daban gritos como al ladrón