8 De cierto tú dijiste a oídos míos, y yo oí la voz de tus palabras que decían