2 Espérame un poco, y te enseñaré; porque todavía hablo por Dios