10 Por el soplo de Dios se da el hielo, y las anchas aguas son constreñidas