24 Por tanto los hombres le temerán; todos los sagaces de corazón no le verán