3 Ahora ciñe como varón tus lomos; yo te preguntaré, y hazme saber tú