30 Sus polluelos chupan la sangre; y donde hubiere muertos, allí está