7 Se ríe de la multitud de la ciudad; no oye las voces del que demanda los peajes