20 De la mañana a la tarde son quebrantados, y se pierden para siempre, sin haber quien lo considere