18 Con sus estornudos encienden lumbre, y sus ojos son como los párpados del alba