7 Acuérdate que mi vida es un viento, y que mis ojos no volverán para ver el bien