18 Que aún no me ha concedido que tome mi aliento; mas me ha llenado de amarguras