35 Y hablaré, y no le temeré; porque en este estado no estoy en mí