5 Las aguas me rodearon hasta el alma, el abismo me rodeó; el junco se enguedejó a mi cabeza