36 Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios