28 y yo les doy vida eterna y no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano