25 El, entonces, recostándose sobre el pecho de Jesús, le dice: Señor, ¿quién es