5 Mas ahora voy al que me envió; y ninguno de vosotros me pregunta: ¿Adónde vas