27 Después dice al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió consigo