17 Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu Casa me consumió