24 Mas el mismo Jesús no se confiaba a sí mismo de ellos, porque él conocía a todos