28 No os maravilléis de esto; porque vendrá hora, cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz