31 Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Pan del cielo les dio a comer