30 Entonces procuraban prenderle; mas ninguno puso en él mano, porque aún no había venido su hora