38 El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su vientre