32 Desde el siglo no fue oído, que abriera alguno los ojos de uno que nació ciego