32 antes moró Aser entre los cananeos que habitaban en la tierra; pues no los echó