23 Y el SEÑOR le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás