5 Persecución padecemos sobre nuestra cerviz; nos cansamos, y no hay para nosotros reposo