29 No contaminarás tu hija haciéndola fornicar; para que no se prostituya la tierra, y se llene de maldad