27 Y el hombre o la mujer que fuere espiritista o adivino morirán; los apedrearán con piedras; su sangre será sobre ellos