8 Entonces se acercó Aarón al altar; y degolló el becerro de su propio pecado