38 Y el fariseo, cuando lo vio, se maravilló de que no se lavó antes de comer