3 Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él diciendo: Defiéndeme de mi adversario