35 Y aconteció que acercándose él a Jericó, un ciego estaba sentado junto al camino mendigando