40 Jesús entonces parándose, mandó traerle a sí; y cuando él llegó, le preguntó