52 Y Jesús crecía en sabiduría, y en edad, y en gracia para con Dios y los hombres