40 Y no osaron más preguntarle algo