38 Entonces ellos dijeron: Señor, aquí hay dos espadas. Y él les dijo: Basta