50 Y uno de ellos hirió al siervo del príncipe de los sacerdotes, y le quitó la oreja derecha